Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar

Brainspotting

En el Instituto Galene trabajamos con Brainspotting integrado con la metodología humanista integrativa. La mayoría de nuestros terapeutas, están formados en esta técnica por David Grand, creador de la misma.

Esta técnica requiere una duración aproximada de 75 a 100 minutos, siendo el precio en función a la duración de la sesión.

¿Qué es Brainspotting?

El término “Brainspotting” viene del inglés “brainspot” que significa “punto cerebral”. Cuando hablamos de “brainspot” o “punto cerebral”, nos referimos a una determinada posición del ojo que se relaciona con la activación de un circuito de neuronas en el cerebro. A la vez ese circuito de neuronas es el que guarda información sobre nuestra vida. En algunos casos, esa información se corresponde con algún recuerdo traumático, ya sea en forma de imagen, emoción o sensación corporal.

Dicho así puede parecer algo complicado pero con un ejemplo se ve más claro:

Cuando Tomás tenía 4 años, fue atropellado por una moto que venía por su izquierda. No recuerda nada del accidente ni del tiempo que pasó después en el hospital pero conoce los detalles a través de sus padres que le han contado la historia una y otra vez. Lo que no sabe Tomás es que a un nivel profundo e inconsciente, su cerebro sí grabó algunos datos del atropello como la acción de Tomás de mirar a su izquierda al oír que se aproximaba la moto y la sensación de miedo y parálisis en el cuerpo al comprobar que era demasiado tarde para escapar del accidente.

Utilizando el Brainspotting se puede localizar la posición del ojo que permite acceder al trauma original del atropello. En este caso, es muy posible que esa posición del ojo esté en la parte izquierda del campo visual de Tomás, puesto que la moto vino por ese lado y fue hacia allí donde miró Tomás un segundo antes de ser atropellado.

El terapeuta se encargará de buscar una posición ocular relacionada con el accidente ya sea a través de las indicaciones conscientes de Tomás, que le irá diciendo en qué posición ocular nota más ansiedad (ej. “Cuando miro a la izquierda, siento más miedo”) o bien a través de sus reacciones reflejas e inconscientes. Una vez encontrado este “brainspot”, el terapeuta le pedirá a Tomás que preste atención a las sensaciones, las emociones, los pensamientos o las imágenes que surgen en él. Es posible que en un primer momento el cuerpo de Tomás se paralice, como ocurrió en el momento del accidente, y que informe de que su ansiedad está en un nivel 9. A partir de ahí, el terapeuta le ayudará a observar todo lo que vaya surgiendo: imágenes, emociones, sensaciones corporales, pensamientos… Esta atención plena estimulará las capacidades autocurativas del cerebro que irá procesando el trauma original, rebajando el nivel de ansiedad a medida que vaya liberando la carga emocional asociada con el atropello.

Lo que destaca del Brainspotting es que activa la capacidad de autocuración que se halla presente en cada uno de nosotros. Cabe añadir que esta técnica no sólo se centra en los traumas y en las situaciones negativas, sino que también es muy útil para fortalecer experiencias positivas y desarrollar recursos internos.

Estos recursos internos son muy importantes, pues permiten que el terapeuta y su paciente vayan y vengan de los recursos positivos al trauma y vice-versa, de forma a calibrar la intensidad de las reacciones emocionales en el proceso de autocuración. A veces se puede emplear música bilateral para estimular alternativamente cada hemisferio cerebral. Muchos pacientes encuentran que la música aumenta su capacidad de procesamiento cerebral.

Terapeutas de Galene formados en Brainspotting, con David Grand y Esly Regina de Carvalho. En esta foto: Inés Arregui, Macarena Chías, David Grand, Esly Regina de Carvalho y José Zurita

¿En qué puede ayudarte el BSP?

Cualquier experiencia estresante que represente una amenaza para el bienestar físico y/o emocional de la persona puede convertirse en un trauma. Normalmente, esto suele suceder cuando la persona no ha tenido el apoyo suficiente para procesar esa experiencia e integrarla en su vida. De ese modo, la experiencia queda grabada en un circuito de neuronas del cerebro y, como no ha sido integrada, pasa a formar parte de la reserva de traumas que inevitablemente acabará afectando al cuerpo y la psique.

Hoy en día los profesionales de la salud reconocen que en muchos casos los síntomas físicos están relacionados con el ámbito emocional. En ese sentido, el BSP puede constituir una herramienta muy efectiva para tratar diversos trastornos de componente físico y emocional. Más concretamente, puede ayudar a mejorar problemas de:

  • Trauma físico y emocional
  • Recuperación tras un accidente, una herida o una lesión
  • Traumas resultantes de intervenciones y tratamientos médicos
  • Enfermedades médicas relacionadas con estrés y traumas
  • Rendimiento deportivo y aumento de la creatividad
  • Fibromialgia y otros dolores crónicos
  • Adicciones
  • TDA y TDAH
  • Tartamudeo
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Fobias
  • Asma
  • Preparación y recuperación de intervenciones quirúrgicas
  • Traumas resultantes de guerras y catástrofes naturales
  • Problemas de ira y enfado
  • Pánico y ansiedad
  • Manejo de enfermedades médicas severas

Preguntas

Si necesitas saber algo más sobre Brainspotting, escribe a: instituto@galene.es

Brainspotting España

Más información sobre Brainspotting en » Brainspotting España