Luis Tamayo

Luis Tamayo

enero 29, 2021 ·
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Cómo perderle el miedo a tu orientación sexual

Internet ha liberado la sexualidad… ¿confusión o desarrollo personal?

La posición sexual binaria tradicional parece desplomarse ante las posibilidades que abre Internet, y ante la duda hay siempre un camino personal que descubrir. Desde la terapia Humanista Integrativa te podemos ayudar a salir del armario que te impide desarrollar una vida sexual plena y saludable.

Se vuelve a confirmar que el mundo digital va siempre por delante, nos encontramos cómo Internet ha liberado la sexualidad, las Apps de contactos han ampliado las opciones de sus usuarios a la hora de definir su identidad. No se si has pensado alguna vez que el DNI se ha quedado obsoleto en la identificación de la identidad de género y/o orientación sexual. El DNI sigue anclado en el esquema binario de “Hombre” o “Mujer”, sin embargo, muchas de las aplicaciones de contactos y de citas van más allá que el DNI, ofrecen una multi-opción en cuanto a identidad u orientación del sexo. 

Vivimos inmersos en un mundo digital de Apps(1) de citas y es probable que estés dado de alta en alguna de ella o te lo hayas planteado. Cuando abres un perfil puedes encontrarte con una casilla que pide etiquetarte con una identidad sexual o con una tribu. Con un click puedes ver un gran abanico de opciones, así que la discusión sexual binaria del DNI parece desplomarse en Internet. Hay casos en los que uno no tiene duda alguna, pero en otros se puede tener la duda a la hora de definir la identidad de género u orientación y deseo sexual. 

¿Cómo saber mi orientacion sexual? ¿Cómo encasillo mi orientación o deseo sexual?

Es normal tener dudas sobre la sexualidad en la adolescencia, probablemente en mayor o menor medida nos ha pasado a todos. Pero también es mucho más frecuente de lo que se suele pensar que surjan esas mismas dudas en las personas adultas. De hecho no es la primera vez que me encuentro en consulta cierta confusión a la hora de definir la identidad con respecto a la vivencia del sexo o cómo encajar el deseo o atracción sexual cuando se escapa de lo tradicional. Como decía antes, aún vivimos en una sociedad arraigada en el esquema binario donde parece que todos hemos de encajar en las casillas A o B, pero ¿qué pasa cuando me veo como un C, D, E, o F? Muchas veces podemos sentirnos inadecuados porque no encajamos en lo establecido y con la consiguiente repercusión en la autoestima y salud emocional

Lo que pretendo con este artículo es transmitirte que la diversidad de género y orientación o deseo sexual existe y se puede integrar y vivir con normalidad y que tienes derecho a encontrar tu propio camino, así que si quieres crecer y desplegar tu vida sexual, en este artículo puedes encontrar algunas respuestas. 

Orientación sexual vs identidad de género.

Vamos a comenzar por la diferencia entre la identidad de género y la orientación sexual. A veces se confunden, por lo que es importante distinguirlas (2).

La identidad de género o identidad sexual se refiere a lo que la persona se considera a sí misma, es decir, si se considera mujer o si se considera hombre. En ocasiones, la identidad sexual de una persona (el que se sienta hombre o mujer), no coincide con la identidad que le atribuye la sociedad o el sexo biológico, por ejemplo, es el caso de las personas transexuales.

La orientación del deseo u orientación sexual (también denominada “orientación del deseo erótico”) se refiere a hacia dónde se dirige nuestra necesidad de satisfacción erótica. Puede estar dirigida hacia personas del sexo contrario (heterosexualidad), hacia personas del mismo sexo (homosexualidad) o indistintamente hacia cualquiera de los dos sexos (bisexualidad). También puede el deseo puede estar dirigido hacia ciertas prácticas y gustos.

Orientación sexual sin etiquetas

¿Por qué parece que me siento extraño en mi piel cuando intento seriamente identificar mi lugar en medio de la diversidad de expresión de la sexualidad?

La realidad es que cuando entras en el perfil de muchas Apps de contactos, puedes encontrarte con una gama demasiado amplia de posibilidades de expresión de la sexualidad. Lo que es importante es recordar que Internet no inventa las sexualidades, sino que les da visibilidad. Somos nosotros quienes vivimos con creencias limitantes que nos impiden expresarnos más allá de lo establecido. La fobia y el rechazo a permitirme expresar mi deseo sexual no solo está afuera, está también dentro de mí. 

Cuando reflexiono sobre este tema, me preocupan las personas que hay detrás, en sus miedos paralizantes a expresar su deseo sexual más profundo y en el rechazo interiorizado. Pienso en la herida de no poder llegar a vivir lo que se desea. Pienso en lo que es vivir inmovilizado por prejuicios propios (dentro del armario). Me vienen estas preguntas para ti que me lees ¿sientes que se te entiende? ¿qué te ha podido pasar para llegar a vivir esta situación limitante de incapacidad o impotencia? ¿desde cuándo estás experimentando este miedo? ¿cómo empezó? ¿qué emociones puedes estar sintiendo y cómo las gestionas? Y sobre todo ¿qué puedes necesitar para poder liberarte y expresar tu sexualidad de forma saludable? Me gustaría acompañarte en tus inquietudes.

Tipos de orientación sexual

Aquí dejo una pequeña guía de esta gran diversidad de expresión sexual:

La homosexualidad es cuando la orientación del deseo se dirige preferentemente hacia personas del mismo sexo. 

La heterosexualidad es cuando la orientación del deseo se dirige preferentemente hacia personas del sexo contrario. 

La bisexualidad es cuando la orientación del deseo se dirige hacia personas del mismo sexo y del sexo contrario y en ambos casos con parecida intensidad.

La polisexualidad entiende como objeto de atracción sexual más de un sexo o identidad de género.

La pansexualidad se suele considerar como una variante de la bisexualidad ya que la pansexualidad se caracteriza por la atracción hacia otras personas independientemente de su sexo o género. Las personas pansexuales pueden verse atraídas por varones, mujeres o por personas no-binarias o intersexuales.

Las personas asexuales son aquellas que no manifiestan atracción sexual hacia ningún individuo de cualquier sexo o identidad de género. El término también se usa para señalar la falta de interés en la práctica de relaciones sexuales.

La antrosexualidad implica el desconocimiento de la orientación sexual, pero, a pesar de ello, pueden desarrollar vínculos amorosos con cualquier persona de cualquier género e identidad. 

La personas demisexuales son aquellas incapaces de sentir una atracción sexual a no ser que previamente haya conseguido forjar un profundo vínculo emocional con alguien. 

La sapiosexualidad se caracteriza por la atracción por la inteligencia de una persona. El vínculo aquí es intelectual, se excita con las conversaciones inteligentes. Pueden pensar: “Si vas a casa de alguien y no tiene libros, no te acuestes con él”.

La persona bicuriosa son quienes muestran cierta curiosidad por explorar esporádicamente alguna relación con alguien del sexo que no tiene como prioritario. Existe también el término heteroflexible, que se podría distinguir del bicurioso si lo que mueve a la acción es la mera curiosidad o no.

La Terapia Humanista Integrativa te da una respuesta: Está bien ser quien eres. 

¿Qué pasa si no quiero usar ninguna denominación? Está bien si no quieres usar ninguna denominación. Está bien ser tú mismo. Solo tú puedes decidir cómo te sientes mejor y cómo vivenciar mejor tu sexualidad. Es verdad, hay muchos que sienten que ninguna de las denominaciones antes descritas los identifica.

Tu deseo sexual puede mantenerse durante toda la vida o puede variar según a quién te sientas atraído o con quién mantengas una relación romántica o sexual activa. Esto es normal. Una vez que te sientas cómodo contigo mismo no hay motivo por el cual no puedas cambiar, probar y explorar. Cambiar con lo que mejor te identificas no significa que estés “confundido”. Muchas personas, jóvenes y mayores, sienten cambios en relación con quiénes los atraen y con qué se identifican. Esto se denomina fluidez. La sexualidad fluida sería ese tipo de orientación que fluye según coyunturas e impulsos dependiendo del momento vital en el que se encuentra la persona.

¿Cómo “salir del armario”? "Me cuesta integrar mi identidad u orientación sexual"

Para saber cómo «salir del armario» es importante explorar con un profesional las creencias limitantes o las emociones asociadas a la fobia interiorizada a descubrirse distinto a lo establecido, claramente podemos pensar que el miedo aparece como una de las principales. 

El miedo lógico es una emoción básica que todos sentimos cuando nos enfrentamos a un peligro real y que nos puede ayudar a buscar soluciones. Pero el miedo que sienten las personas que sufren este tipo de fobia es algo diferente y que va más allá del que sentimos cuando conectamos con el miedo lógico. Por ejemplo, se puede sentir una homofobia interiorizada que me impida vivir con libertad mi homosexualidad. Habitualmente esta fobia o miedo no surge de la noche a la mañana, es muy probable que sea algo que haya estado latente en la persona y que como consecuencia de alguna realidad de estrés en el presente provoque que la persona conecte con ese miedo irracional. 

Lo complejo de este miedo es que paraliza e incapacita y despierta creencias de rechazo o ideas de inadecuación sobre uno mismo, y que, finalmente, se traduce en un no disfrute de una vida sexual en plenitud. Si exploramos en profundidad vemos como también las emociones de rabia y de tristeza, aparecen y se experimentan. Y ¿qué hacer con todas estas emociones que estás sintiendo?

Tratamiento de la fobia ¿Qué propone la terapia humanista integrativa?

Hay muchos psicólogos que trabajan desde el enfoque de la psicología afirmativa, que consiste en reforzar positivamente el aprendizaje de diferentes habilidades para poder así aguantar mejor la ansiedad o la dificultad que están padeciendo y salir de sus ideas limitantes.

Nosotros, desde la Terapia Humanista Integrativa, vamos un paso más allá, pues acompañamos a las personas en profundidad para saber cuál es el origen del problema, luego a gestionar las emociones asociadas y, por lo tanto, a solucionar la causa limitante, a la par que reforzamos la autoestima desde el trabajo emocional profundo.

El trabajo que propongo empieza por establecer una relación terapéutica sólida con la persona que ve limitada la expresión de su vida sexual, es decir, crear un vínculo seguro y potente para que la persona se sienta protegida, confiada y no juzgada. Esta es la base para atreverse a comenzar a enfrentarse a cada uno de sus miedos y limitaciones. En mi labor, proporciono recursos para que pueda ir entendiendo a nivel cognitivo lo que le ocurre, mientras nos cuenta sus experiencias, tanto las actuales como las que ha vivido en otros momentos, escuchando las respuestas con cariño, respeto e interés. Indagando en su historia, el acompañamiento lleva a la persona a ser consciente de cómo ha sido la relación con su familia de origen. Es posible que se dé cuenta de la exigencia que ha vivido en la relación con sus figuras parentales o de las escasas muestras de valoración o aprecio a los logros cuando fue niño o adolescente. En muchos casos también encontramos una falta de soporte afectivo parental en los primeros años de vida que motiva un aumento del miedo irracional e incapacidad para explorar en la vida. Atreverse a verbalizar en terapia toda esta situación, permite a la persona darse cuenta del nivel de miedo irracional que padece en su historia. La narración también le hará ser consciente del resentimiento, descontento y rabia que le produce haber sufrido esto durante tanto tiempo. Así mismo, es muy probable que también conecte con la tristeza de no haber tenido el apoyo suficiente hasta ahora. Aprender a gestionar todas estas emociones profundas ayuda a la persona para expresar su sexualidad más plenamente.

Para concluir, si después de leer este artículo sientes que no te estás permitiendo desplegar la vida sexual que tú quieres, es momento de buscar ayuda profesional. Estamos aquí para acompañarte.

1) Es el caso de las Apps de citas, que ha decidido brindar un casillero considerable para especificar tanto el género como la opción sexual de sus usuarios. ¿Heterosexual? ¿Transexual? ¿Gay? ¿Bisexual? También se ofrece demisexual, heteroflexible, homoflexible, pansexual, queer, probando e incluso sapiosexual. De todas formas, hay aún más opciones. A veces se permite añadir más de uno de estos tags (hasta cinco) en casos fronterizos o de duda. Facebook también añadió una amplia gama de términos para seleccionar la orientación y el género.
2) Otros conceptos importantes
Género: al igual que ocurre con el sexo (hombre/mujer), existen dos géneros: masculino y femenino. El concepto género hace referencia a conductas, comportamientos, gestos, vestimenta, juegos (sobre todo en la infancia), etc., que, tradicional y culturalmente, han sido considerados propios de uno de los sexos.
Expresión de género: se refiere al rol social que adoptan las personas como expresión de su identidad de género. Esta expresión define el género que la persona siente, con independencia de que se corresponda o no con el sexo biológico.
Heterosexismo o heteronormatividad: se refiere al hecho de que en una determinada sociedad se establezcan las relaciones heterosexuales como la norma a seguir. Hoy en día la sociedad en la que vivimos está en gran medida fundamentada en el heterosexismo, de forma que se suele presuponer siempre una orientación heterosexual y se suelen dejar de lado otro tipo de orientaciones.
Perspectiva de género: hace referencia a las relaciones de poder que se dan entre hombres y mujeres y reconoce el hecho de que, por lo general, estas han sido favorables a los hombres, así como la discriminación y el trato desigual que han sufrido las mujeres.

2 respuestas

  1. Las Apps de encuentro sexual están muy alejadas de planteamientos humanistas y respetuosos con la persona .
    El desarrollo y encuentro con la orientación sexual debe ser los más integrativo posible, y totalmente alejado de círculos compulsivos y limitados al encuentro genital.
    Amigo Luis… lo hablaremos personalmente, aunque ya conoces mi postura .
    Adelante con la visibilidad y el desarrollo de planteamientos no binarios … sin entrar en más categorías que el desarrollo personal, social y afectivo de cada persona. Los conceptos de sexualidad han experimentado un importante avance en los últimos años … las categorizaciones deben ser abandonadas.

    1. Querido Julio. Efectivamente, el mundo de las Apps es complejo y muchas veces faltan recursos para saberse manejar en ellos. Es una realidad virtual que está ahí, y luego esta la realidad de las personas que se mueven en ella. Humanizar ese espacio necesita de personas con más recursos o habilidades para desenvolverse con mas amabilidad. En consulta esto también lo plantea mucha gente y hay quien, de verdad, se lo trabaja y hace un mejor uso de esos recursos.
      Gracias por tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Suscríbete a nuestro BloG

Suscríbete a nuestro blog y recibe en tu correo los artículos que publiquemos.
* campos obligatorios
Políticas de privacidad *

Información y Contacto

Lugar

Sede Arturo Soria: 
Calle José María Cavero, 7 pta 3. 28027, Madrid

Sede Diego de León: 
Calle General Pardiñas 112 Bis, 1°C. 28007, Madrid

Contacto
Horario

LUN-JUE: 9:30 – 19:30
VIER: 9:30 – 14:00